domingo, 26 de agosto de 2007

Mapas del Metro de Madrid


metro ampliado mapa tradicional
Cargado originalmente por euripides

Cortesía de Eurípides, he comprobado que Metro de Madrid ha decidido mantener el mapa tradicional geográfico de su Metro que tenía pensado cambiar por uno más moderno, esquemático, con los transbordos más claros y legibles, pero sin las referencias geográficas.

Como comenté en esta entrada, del pasado día 19 de abril, para la dirección de Metro de Madrid se convirtió en un problema las extensiones de MetroSur, Metro Norte y los trenes ligeros al norte y oeste de la capital y el cómo llevarlo al papel y que éste sea de un tamaño razonable. La solución pasó por realizar un nuevo plano esquemático, pero se topó con la resistencia de los madrileños, pues históricamente siempre se imprimió el plano con el modelo geográfico y los viajeros argumentaban que con el nuevo plano, se perderían las referencias de distancias. Al final, silenciosamente, decidió mantener tanto el nuevo plano esquemático, como el tradicional con las nuevas extensiones. Tan silenciosamente, que no encontré referencias en prensa, en la página oficial sólo está disponible el plano esquemático para su descarga (aunque en el formato flash sí nos encontramos con el modelo geográfico).

Las grandes capitales siempre se han encontrado con este problema: hay grandes ejemplos de planos estupendos con el modelo geográfico, el de Nueva York es un gran ejemplo, pero sin salir de España, tenemos el modelo de Barcelona, geográfico a la vez que esquemático, sencillo y claro (considerado por los especialistas como uno de los mejores del mundo). También en el modelo esquemático nos encontramos grandes modelos a imitar: Londres es el modelo a seguir. Los londinenses, además de tener el Metro más antiguo del mundo, también exportaron el modelo de diferenciar las líneas por colores y, por si fuera poco, también su esquema de plano.

Nueva York intentó imitar, sin éxito, el modelo esquemático. Desde el año 1940 en que dejó de tener tres redes, para operar una municipal, tuvo el problema de ubicar claramente los transbordos, diferenciar limpiamente las líneas y, en particular, las que circulan en el Midtown y Downtown de Manhattan, donde la densidad de líneas en relación con su geografía es inmensa. En los años 70 revolucionó con su modelo esquemático, realizado por los estudios de Vignelli, considerado revolucionario, pero que no cuajó entre los neoyorquinos (los transbordos se mostraban con claridad, pero tenía inconsistencias como el mar de color marrón y Central Park de color gris). Los neoyorquinos, a diferencia de los londinenses, tienen una idea clara de las distancias entre un punto A y otro B. A finales de década se volvió al modelo geográfico. El problema del centro y sur de Manhattan se resolvió "ancheando" un poco la isla.

Referencias:

2 comentarios:

Montserrat dijo...

Hola Tomás,

Me ha gustado mucho este artículo sobre los planos de los metros.

Soy una entusiasta de los planos, me encanta mirarlos, me seducen sus líneas, y sobre todo los colores y esos nombres tan bien colocados.

Me pasa como con los atlas que me entusiasma mirarlos. Son obras de arte.

Ventanas a otros mundos dibujadas en papel que adquieren una dimensión distinta.

Cuando hace años estuve en Londres visita obligada fue ir en metro, igual que pasó en París, en Madrid, etc. Pienso que el metro de una ciudad habla de lo que es la metrópoli.

Un placer leerte.

Un abrazo.

Tomas R dijo...

¡Hola Montserrat!

¡Qué casualidades tiene la vida! ¡A mi también me encantan los planos, mapas... y todo eso! Desde niño.

Aprendes mucha historia en ellos. La primera noción que tuve de países como Serbia, Prusia... fue gracias a unos mapas que me prestaron de principios del siglo pasado, cuando yo tenía 8 años.

En Madrid aprendí a orientarme por sus calles, gracias a sus planos del Metro.

Y en Nueva York, si me pierdo, con saber cuál es la estación de metro más cercana, me sirve para orientarme (fuera de Manhattan, en la isla, mis referencias solían ser el Empire State Building y las Torres Gemelas...).

Otra cosa que me gusta hacer es comparar dos planos del mismo sitio, pero de años diferentes (sean del Metro o callejeros), para ver sus diferencias.

Tienes razón, cuando dices que esos planos hablan de la metrópolis.

Besitos y gracias por tu comentario.