domingo, 9 de septiembre de 2012

Los coches más antiguos del metro hacen su lavado de cara final

El vagón 3406 de la serie R32 durante su puesta a punto
Los vagones de metro más antiguos en circulación en el metro de Nueva York, los correspondientes a la serie R32, puestos en servicio 1964, llevan a cabo la última "puesta a punto" en los talleres de Coney Island, antes de la introducción de los trenes de la serie R179, según informa la Autoridad de Tránsito de Nueva York.

Se trata de 222, de la flota original de 600, que continúan rodando en las vías de las líneas A y C. Se trató del primer pedido a gran escala de vagones de acero inoxidable y los primeros coches resistentes a la corrosión puestos en servicio de modo regular, tras una primera prueba con 10 vagones llevada a cabo por la Junta de Transportes de Nueva York en 1949. Fueron conocidos como "Brightliners" y una característica de estos vagones es el troquelado de sus paredes que contrastan con el liso de los vagones actuales.

Estos vagones irán rotando a un rito de cuatro coches por semana por los talleres de aquí a finales de año, con un coste de 25 millones de dólares, que permitirá aumentar la fiabilidad de estos trenes hasta 2014, cuando llegará el pedido de los 300 vagones R179, fabricados por Bombardier, que los reemplazarán. Entre otros, se revisarán el chasis de los vagones, equipación eléctrica, frenos, sistemas de propulsión, puertas y el aire acondicionado. Además, se reemplazarán las ventanas vandalizadas y se harán algunas mejoras estructurales en los vagones.

A continuación pueden verse algunas fotografías del desarrollo de los trabajos en estos coches, cortesía de la MTA.




Fotografías: Metropolitan Transportation Authority / Patrick Cashin