viernes, 1 de febrero de 2013

Grand Central cumple 100 años


Grand Central cumple hoy 100 años. El gran icono de la ciudad de los rascacielos ha vivido muchas vicisitudes, incluso una amenaza de demolición, por fortuna, sin éxito, le permite, aún hoy, ser la estación de ferrocarril más grande del mundo, la segunda más transitada de la nación (tras la Estación de Pennsylvania) y es la sexta atracción más visitada del mundo (la tercera de Nueva York, tras Times Square y Central Park), con unos 21 millones de visitantes.

Lleva su nombre por el ferrocarril New York Central, fue abierta el 1 de febero de 1913 en el lugar de la vieja estación Gran Central; diseñada por las firmas de arquitectura Reed and Stem y Warren and Wetmore, el coste de su construcción ascendió a 80 millones de dólares. Su construcción llevó prácticamente una década, particularmente debido a que fue preciso mantener el tráfico de trenes mientras se construía la nueva terminal.

La demolición de la Estación de Pennsylvania, en 1963, llevó a la creación de la Comisión para la Preservación de Edificios Históricos de Nueva York, que incluyó a la terminal Grand Central en su catálogo en 1967, gracias a la oposición a su derribo que encabezó la ex Primera Dama de los Estados Unidos, Jacqueline Kennedy Onassis.

Tras la quiebra de del ferrocarril Penn Central, sucesora de New York Central, en 1970, la estación pasó al control de la Autoridad Metropolitana del Transporte (MTA) en 1983, con la creación del Ferrocarril Metro-North, que tiene su base de operaciones en esta terminal.

Una rehabilitación, finalizada en 1998, le devolvió a su antiguo esplendor, incluyendo la limpieza y restauración de su afamado techo astronómico, concebido originalmente por Whitney Warren y su amigo el pintor francés Paul César Helleu. Una restauración por importe de 196 millones de dólares.

Ha sido protagonista en infidad de peliculas. Por citar unas pocas, Con la muerte en los talones (North by Northwest), Atrapado por su pasado (Carlito's Way) o Men in Black. Incluso en dibujos animados, como en Madagascar.

Las obras de acceso directo East Side Access, que dará acceso directo a la terminal a los trenes del Ferrocarril de Long Island permitirán que Grand Central camine con la cabeza alta hacia los doscientos años de historia, una historia del transporte con mayúsculas.