lunes, 19 de mayo de 2008

Estado de los elevadores del Metro

El diario The New York Times, luego de una investigación de varios meses de duración, en la cual tuvo acceso a informes que abarcan un período de 10 años, facilitados por vez primera por la Autoridad de Tránsito de Nueva York (NYCT), además de conducir docenas de entrevistas y revisar documentación presupuestaria y de la gestión del departamento de mantenimientos, concluye con un titular del calibre de "Mil millones de dólares después, los elevadores del Metro de Nueva York aún fallan".

Los resultados de la investigación del rotativo en pocas palabras, se resumen en estas:

Uno de cada seis elevadores y escaleras en el sistema de Metro estuvo fuera de servicio durante más de un mes el año pasado, de acuerdo con los datos de la Autoridad de Tránsito.

Las 169 escaleras mecánicas del Metro tuvieron una media de 68 averías o solicitudes de reparación el año pasado, con el resultado que las peores máquinas doblaron ese número. Peor aún, algunas de las escaleras menos fiables son también las más nuevas del sistema.

Dos tercios de los elevadores del Metro tuvieron al menos una avería el año pasado en las cuales se vieron atrapados pasajeros en su interior.

Entre los elevadores con mayor número de horas fuera de operación se encuentran los siguientes (están identificados con un número):

Calle 181, línea 1 (elevador nº 108): 2.612 horas, 57 averías, 5 atrapamientos
Van Wyck (elevador nº 409): 1.885 horas, 48 averías, 3 atrapamientos
Calle 181, línea 1 (elevador nº 109): 1.551 horas, 55 averías, 5 atrapamientos
Church Avenue (elevador nº 320): 1.223 horas, 25 averías, 1 atrapamiento
Calle 190 (elevador nº 120): 1.152 horas, 57 averías, 9 atrapamientos

Washington Heights, con su especial orografía resulta particularmente afectada, estando cinco de sus estaciones entre las más castigadas del sistema: Calle 191, Calle 190, Calle 181 (línea 1), Calle 181 (línea A) y Calle 168.

Por lo que respecta a las escaleras mecánicas, el Midtown de Manhattan resulta especialmente castigado, con la Calle 34-Herald Square a la cabeza, totalizando 1.875 horas de avería en 2007. Otras estaciones con problemas son las de Lexington Avenue-Calle 63, Lexington Avenue-Calle 59, Roosevelt Avenue, Grand Central, en Manhattan, además de Van Wyck, Jackson Heights-Calle 74, Jamaica-Parsons-Archer y Sutphin Boulevard, en Queens, High Street y Church Avenue en Brooklyn y Calle 161-Yankee Stadium y Gun Hill Road en el Bronx.

La Autoridad de Tránsito reconoce el problema, pero aduce que se está en vías de solución. Howard Roberts, su presidente, indica que NYCT tiene un buen equipo de mantenimiento de coches de Metro, así como de autobuses, pero el mantenimiento de equipamiento auxiliar es un asunto pendiente de mejorar. E indica que tiene que ponerse a la altura de los equipos de Metro y autobuses.

Uno de los problemas a los que se enfrenta Tránsito es el pobre entrenamiento de los 200 mecánicos destinados al mantenimiento de elevadores y escaleras mecánicas, destinando sólo a ello cuatro semanas, mientras que en la industria privada esta se eleva a cuatro años. Tampoco hay entrenamientos posteriores para refrescar el aprendizaje.

Casi siempre, las reparaciones se han llevado a cabo con la urgencia de poner cuanto antes la máquina en funcionamiento, sin llegar al fondo del asunto (causa última de la avería), lo que finalmente llevaba a una nueva cadena de averías que finalmente ponía el elevador fuera de servicio durante meses para hacerle una revisión a fondo. Y, por último, se encuentran con el problema de elevadores con diferentes estándares.

En el sistema de Metro se pasó de tener 48 elevadores en 1990 a los 167 actuales, repartidos en 68 estaciones (producto, fundamentalmente, de la Ley Americana de Personas con Discapacidades -ADA-) y que prevée aumentar hasta 100 estaciones totalmente accesibles en 2020, con un coste aproximado de otros 1.000 millones de dólares más.