jueves, 3 de septiembre de 2009

Evaluación de autobuses híbridos DesignLine

Autobús DesignLine La Autoridad de Tránsito de Nueva York (NYCT) acaba de poner en circulación el primero de los autobuses híbridos eléctricos de piso bajo, de un pedido de 8 que realizarán una prueba de 90 días por las calles de la ciudad.

Los autobuses están fabricados por DesignLine International USA en Charlotte, Carolina del Norte. Autobuses de esta compañía han sido anteriormente testados por la Autoridad de Tránsito de Chicago, además de por NYCT, además de tener vehículos en servicio en Banff, Canadá (donde el 100% de la flota es de vehículos híbridos), Christchurch, Nueva Zelanda, Tokio, Hong-Kong o Tyne and Wear, Reino Unido.

El aspecto más importante de estos vehículos es el hecho de que están propulsados por un motor de turbina, en lugar de los tradicionales de pistones diesel que componen la mayor parte de la flota de 4.600 autobuses de la Autoridad de Tránsito.

La turbina genera electricidad que carga la batería, esta a su vez alimenta el motor que dirige la energía a las ruedas. Además, como el resto de la flota de autobuses híbridos, este tiene frenos regenerativos, que recargan la batería cada vez que el conductor pisa el freno. El sistema de ahorro energético es similar al de los sistemas de frenado en trenes del metro de nueva tecnología.

"Este autobús es revolucionario", en palabras de Joseph J. Smith, Vice Presidente Sénior del Departamento de Autobuses. “No tiene motor de arranque, no tiene transmisión, no tiene bomba de agua y no tiene radiador del motor, lo que nos ayudará a reducir significativamente los costes de mantenimiento”, añadió. Enfatizó además que el DesignBus es el único autobús de la flota de NYCT que cumple con los estándares de emisiones de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) para 2010, sin necesidad de escape después del tratamiento.

Además, incluye un sistema de iluminación LED interior de larga duración, un sistema sensor sin contacto para asistencia de aire en las puertas traseras, una rampa extensible para sillas de ruedas en puerta delantera y frenos de disco en todas las ruedas.

Se espera que estos autobuses tengan unos costes de mantenimiento significativamente reducidos; incluye una garantía de 12 años en el motor de turbina y en la batería de litio-ion, que elimina la necesidad de reemplazo a mitad de su vida útil. Asimismo, no requieren de cambios de aceite. Los usuarios se beneficiarán del bajo ruido del autobús, mucho más silencioso que un autobús de diesel estándar.

Un autobús similar de 35 pies (10,67 metros) de largo estuvo operando con éxito en Manhattan y Queens por un período de 30 días en el otoño de 2007. La actual evaluación es la segunda fase de las pruebas en un número mayor de vehículos fabricados con las especificaciones de la Autoridad de Tránsito de Nueva York. Están realizándose las pruebas estructurales en estos momentos como parte del programa “Cualificación de nuevos autobuses”, así como pruebas en servicio. En el momento de finalizar este período de pruebas, la Autoridad realizará recomendaciones al fabricante sobre las características susceptibles de mejora o modificación. El pedido base de estos autobuses es de 30, con opción de compra de 60 vehículos adicionales, si los resultados de las pruebas son positivos.

Los autobuses tienen una capacidad de 35 ó 37 asientos, dependiendo de la configuración, más 30 personas de pie. Operarán en algunas líneas “crosstown” (que cruzan Manhattan de este a oeste y viceversa), especialmente la línea M42, durante el período de evaluación.

Vídeo de un autobús DesignLine en evalución en la M42 (YouTube)

Fuente: Nota de prensa de la Autoridad de Tránsito de Nueva York (en inglés) de 27 de agosto de 2009.

Más información: NY1 Noticias, NY1, The New York Post y The New York Times.

Fotografía: © 2009 Metropolitan Transportation Authority