lunes, 15 de noviembre de 2010

El túnel Queens-Midtown cumple 70 años

Salida de Manhattan del túnel Queens-Midtown, en 2006

Tal día como hoy, 15 de noviembre, en 1940, se abrió al tráfico uno de los túneles más importantes en la región de Nueva York, y que une uno de los centros de negocios de Manhattan con el vecindario de Long Island City: el Túnel Queens-Midtown.

Inspirados por el nuevo Túnel Holland, en el Lado Oeste, grupos cívicos y de negocios empezaron una campaña pro túnel en el río Este a principios de los años 1920, para aliviar el creciente tráfico que ya congestionaban los puentes sobre río Este. El antecesor de la actual Junta de Concejales aprobó un presupuesto de 2 millones de dólares para el diseño y construcción de un túnel, pero los planes quedaron en suspenso tras el “crash” bursátil de 1929.

La Administración de Trabajos Públicos del Presidente Franklin Delano Roosevelt prestó a la ciudad 58 millones de dólares, en 1935, para contribuir a la construcción del nuevo túnel. El Alcalde Fiorello LaGuardia creó la Autoridad del Túnel Queens-Midtown, que se convertiría con posterioridad en la Autoridad de Túneles de la Ciudad de Nueva York. Ésta se fusionó con la Autoridad del Puente Triborough, liderada por Robert Moses, en 1946, creando la Autoridad de Puentes y Túneles Triborough (Triborough Bridges and Tunnels Authority). Hoy en día, este sigue siendo el nombre legal de la agencia, aunque es conocido popularmente como Puentes y Túneles de la MTA (MTA Bridges and Tunnels), como parte del grupo de agencias que forman la Autoridad de Metropolitana del Transporte.

La ceremonia de inauguración de las obras del túnel Queens-Midtown tuvo lugar el 2 de octubre de 1936, mediante la pulsación de un botón ceremonial por parte del Presidente Roosevelt. Durante los siguientes tres años, los dos tubos del túnel fueron excavados usando dinamita, perforadores y cuatro escudos circulares (tuneladoras), de aproximadamente 31 pies de diámetro, que fueron bajados en pozos en cada extremo del túnel e hidráulicamente empujados por el lecho del río, hasta su encuentro en mitad del río.

En cada uno de los tubos, los trabajadores de la construcción (conocidos como sandhogs), a quienes se les pagaba 11,50 dólares al día, se encontraban justo detrás de los escudos ensamblando los anillos de hierro fundido que alinean el túnel. Una vez completado un anillo, 28 martillos en la parte trasera de la tuneladora empujaban los nuevos anillos usando 5.000 libras de presión por pulgada cuadrada. Este trabajo fue particularmente difícil en el lado de Manhattan donde la roca está compuesta de esquisto, calista, gneis y dolomita. El trabajo se realizó a un ratio de 18 pies por semana para cada tuneladora.

Adicionalmente, cada porción de material excavado tenía que ser retirado a través de los pozos de construcción en cada uno de los extremos. Comparativamente, el Túnel Lincoln se hizo en 45 pies al día, en parte debido a que el material era lo suficientemente poroso que permitía ser empujado hacia el lado, en lugar de ser retirado.

El 8 de noviembre de 1939, el Alcalde LaGuardia accionó un interruptor para detonar los últimos seis pies de roca que separaba las dos partes de ambos tubos. Un año y una semana después, la ceremonia de apertura tuvo lugar en la explanada del peaje de la parte de Manhattan, presidido por el Presidente Roosevelt, quien fue la primera persona en conducir por el nuevo túnel. Otros presentes en la ceremonia incluyeron al Alcalde LaGuardia, el Senador Robert Wagner y el Ingeniero Jefe del túnel Ole Singstad, un conocido constructor de túneles, quien finalizó el Túnel Holland, tras la muerte del ingeniero original.

Obreros trabajando en la construcción el túnel en 1939

54 millones de horas de trabajo fueron necesarias para finalizar el túnel, cuyo peaje para cruzarlo era de 25 centavos en el momento de su apertura. El primer año completo de operación, 4,4 millones de vehículos lo usaron, mientras que en 2009 esta cifra ascendió hasta los 27,7 millones.

El túnel tiene dos tubos. El de sentido sur, hacia Queens, tiene una longitud de 6.272 pies, mientras que el de dirección a Manhattan es de 6.414 pies. Los dos edificios de ventilación del túnel llevan 3 millones de pies cúbicos de aire fresco a los túneles por minuto y permite el cambio total del aire cada 90 segundos.

Tras 70 años, el túnel hoy se asemeja mucho al que era en 1940, cuando abrió, con la excepción de la calzada de ladrillos, que fue reemplazado por asfalto en 1995 y la adición de tecnología E-Z Pass.

Luego de un proyecto finalizado en 2001, de 126 millones de dólares, se reemplazaron los materiales originales de los años 1930, resultando en una iluminación más brillante, nuevos techos, nuevos azulejos en sus paredes y un nuevo sistema de control de tráfico, que incluye nuevos mensajes electrónicos y luces y señales de control de tráfico.

2 comentarios:

Jon dijo...

Hola,

perdona por escribirte aquí, no he visto otra manera de ponerme en contacto contigo.

Me gustaría comentarte que tengo un blog sobre Nueva York, www.nuevayorkturismo.com y me gustaría saber si estarías interesado en poner un enlace a mi blog.

Atentamente,

Jon

Tomas R dijo...

Hola Jon,

No hay problema, tengo que arreglar ese problema.

Ya está añadido tu sitio.

¡Gracias por tu visita!

Saludos,

Tomás