jueves, 7 de mayo de 2009

Plan de rescate aprobado

Finalmente, ayer miércoles fue aprobado un plan de rescate para la Autoridad Metropolitana del Transporte (MTA) que evitará un gran incremento en las tarifas de trenes y autobuses, así como el recorte de servicios y personal en la Autoridad.

En la noche del lunes, dos senadores clave para desbloquear la aprobación del plan, Craig M. Johnson del condado de Nassau y Brian X. Foley del de Suffolk, anunciaron que no se opondrían al plan de rescate, luego de una reunión con el líder de la mayoría en el Senado, Malcolm A. Smith.

Este impuesto recaudaría unos 1.500 millones de dólares al año, de los que 35 millones corresponderán a lo recaudado en los distritos escolares de Long Island.

El acuerdo consistió en lograr para las escuelas de sus distritos la devolución del impuesto sobre los salarios. Ambos senadores se oponían a esta versión del plan de rescate, argumentando que la imposición de dicho impuesto sobre los salarios tendría un impacto muy negativo sobre las escuelas, iglesias y organizaciones caritativas. El reembolso se realizará en el año fiscal 2010-11 y se prevé sea incluido en los presupuestos estatales.

El plan de rescate incluirá un impuesto sobre los salarios que pagarán los empleadores y que será de 35 centavos por cada 100 dólares, pagaderos en los 12 condados servidas por la MTA; se implantará un suplemento de 50 centavos en cada servicio que realicen los taxis, que entrará en vigor el 1 de enero de 2010, además de tasas para los permisos de conducir (2 dólares), registrar un vehículo (25 dólares), para los conductores, una tasa de un 5 por ciento en los coches de alquiler. Se desconoce aún la fórmula que se utilizará para realizar la recolección de la tasa en los taxis.

Este plan permitirá a la Autoridad (y en ello coinciden todas las personas consultadas, informa hoy The New York Times) subir las tarifas de metro y autobuses hasta 2,25 dólares (y no los 2,50 previstos) y otras tarifas en un 10 por ciento (en lugar del 20-30 planificado inicialmente). Se eliminarán los recortes en servicios y personal (o se reducirán) y permitirá incrementos tarifarios menos acentuados en 2011 y 2013, de un 10 por ciento aproximadamente, cada uno de esos años.