martes, 17 de mayo de 2011

Estado de la Megafonía en el Metro 2011

Tren de la línea 1 entrando en la estación de la calle 125 (por Daniel Schwen)

Straphangers Campaign hizo público su informe correspondiente a 2011 sobre el estado de los anuncios en el interior de los vagones del metro.

La encuesta señala que los anuncios básicos en el interior de los coches se realiza el 83 por ciento de las veces de forma clara y correcta. Las mejores líneas son las 5, 6 y la desaparecida W.

La peor línea para el informe es la B.

También señala la encuesta que en el 60 por ciento de los casos de demora del servicio, no se realizan anuncios o estos son inaudibles o incorrectos.

Como se señaló, las líneas 5, 6 y W fueron las mejores, siendo las 5 y 6 el segundo año consecutivo que consiguen esa distinción. En estas líneas se consiguió un 100 por ciento de anuncios de forma clara, comprensible y correcta. Las tres líneas tienen anuncios automatizados. La línea W dejó de prestar servicio en junio de 2010.

La línea B fue la peor en la encuesta, con sólo un 55 por ciento de los anuncios básicos por megafonía realizados de manera correcta.

En líneas generales hubo pocos cambios entre 2009 y 2010. Los anuncios básicos objeto del estuvo, realizados en las paradas o entre estaciones incluyen el nombre de la estación, destino o dirección del tren, el número o letra del tren y los transbordos en esa estación, si aplica.

La coordinadora del estudio, Cate Contino, declaró ante los resultados del estudio que “Tránsito obtiene una buena marca por los anuncios de información básica en los vagones del metro”.

Al tiempo, en el 60 por ciento de los retrasos o interrupciones del servicio evaluados por los voluntarios de Straphangers, o no había anuncios, o estos eran inaudibles, ininteligibles o incorrectos. Los resultados de Tránsito a la hora de anunciar los retrasos en el metro empeoraron desde el último informe de Straphangers, en 2009, en el que los anuncios correctos a causa de retrasos fueron realizados el 55 por ciento de las veces.

Las directrices de Tránsito requieren a los conductores que realicen anuncios en el interior de los coches que incluyan la línea, el nombre de la estación y cualquier punto de transbordo. Estas directrices listan 18 posibles razones de retrasos en los anuncios de forma detallada.

Estos anuncios abarcan desde “persona indisciplinada en el tren” hasta “esperando por el tren de conexión”. La política requiere que el conductor deberá de hacer un anuncio inmediatamente y nuevamente en dos minutos tras la causa del retraso.

La ausencia de un anuncio de retraso significa más estrés y confusión para los viajeros”, declaró Jason Chin-Fatt, organizador de campo de la campaña.

Los voluntarios experimentaron retrasos en 132 ocasiones, siendo 78 no anunciadas o anunciadas de forma incorrecta. No se realizaron anuncios en un 22 por ciento de las ocasiones (29 de 132), en un 11 por ciento eran inaudibles o ininteligibles (14 de 132) y el 27 por ciento fueron calificadas como “incorrectas” (35 de 132). éstos últimos eran anuncios con poco significado tales como “tenemos una señal roja”, otras con carencia de información tales como “este local es ahora un exprés” –sin mayor explicación-, u otras con jerga como “tenemos un ajuste de horarios”.

La encuesta fue llevada a cabo por 51 voluntarios entre el 26 de enero y el 25 de junio de 2010, en el que realizaron 6.600 observaciones de anuncios por megafonía en el interior de los vagones en 22 líneas de metro. En este mismo periodo los encuestadores sufrieron y evaluaron 132 retrasos y anuncios de cambios de servicio.

Esta es la continuación de nueve estudios anteriores realizados con similar metodología entre 1997 y 2010. El informe correspondiente a 2010, puede consultarse en el sitio de Straphangers.

La Autoridad de Tránsito de Nueva York no realiza ningún estudio de retrasos e interrupciones del servicio en el interior de sus coches de metro. La agencia evaluó el “porcentaje de coches con anuncios por megafonía” en el primer semestre de 2010.

El 92 por ciento de los coches tenían megafonía en ese estudio. Estos se dividían entre los que tenían anuncios automatizados, el 99 por ciento y anuncios realizados por conductor, el 84 por ciento.